La caja de resonancia de la guitarra clásica

La fabricación de una guitarra de concierto es una actividad absolutamente tecnológica: se parece en mucho, en este aspecto, al aeromodelismo. Conviene por ello tener en cuenta que tan importante como la buena elección de los materiales resulta la adecuada aplicación de ideas y conocimientos que influyan en la buena sonoridad del instrumento.

El caso de la caja de resonancia, en este sentido, presenta varios aspectos interesantes a los que prestar atención.La caja de resonancia funciona (introduciendo leves variantes) como un clásico resonador de Helmholtz. Esto quiere decir (a los fines prácticos), que la frecuencia resonante de la caja estará determinada por una proporción entre el volumen de aire contenido en la caja y el diámetro de la boca. La frecuencia resonante de la caja influirá especialmente en los sonidos graves del instrumento, a la vez que la boca funcionara como un filtro armónico, de tal manera que afectara en general la tímbrica de la guitarra. Sin precisar una observación demasiado rigurosa, podemos observar que mientras más grande sea la boca, mas agudo será el timbre del instrumento. A su vez, mientras mas volumen de aire contenga la caja, mas grave será su tímbrica.

Esto es bastante sencillo, y quizás importante a la hora de elegir una guitarra (o de mandarla a construir). Pero existe aun un factor más: el ancho de banda (bandwidth). El ancho de banda señala cuan determinada será en el instrumento la influencia de la frecuencia resonante. Es decir: una guitarra con una ancho de banda corto (a lo que corresponde una boca chica) acentuará muy notablemente la nota favorecida por la frecuencia resonante (supongamos que sea un LA), y le dará mucho volumen pero en contraste con todo el resto de las notas. En cambio, una guitarra con boca grande tendrá un amplio ancho de banda espectral, y sonara mas pareja (quizás favorezca en el mismo caso desde el Fa # hasta el Do #), pero también a costa de perder el volumen de la frecuencia resonante. Queda en la habilidad y experiencia del luthier saber combinar estas variables del modo mas adecuado a los requerimientos del músico.

Otros factores importantes en el diseño de la caja son los relacionados con la inclinación del fondo, y el llamado “bombé”. A mi criterio, los efectos sonoros de estos dos factores son distintos entre si, y deben saber utilizarse independientemente. A grandes rasgos, sin embargo, se puede decir que ambos sirven para evitar la formación de ondas estacionarias (es decir, ondas sonoras que quedan reflejándose entre dos superficies paralelas y no se propagan hacia fuera de la caja de resonancia). En uno de los casos lo que se hace es inclinar el fondo respecto de la tapa, ensanchando o haciendo mas angosta alguna parte de los aros. En el segundo caso (“bombé”), se trabajan las costillas del fondo de manera curva, generando una suerte de panza en el fondo del instrumento.

Esta tecnología resulta muy importante para el instrumento, e influirá enormemente en un sonido que quizás no nos es absolutamente apreciable al probar rápidamente una guitarra, pero que luego, si tenemos buen oído,descubriremos (para bien o para mal) en el trato contínuo con el instrumento que hemos adquirido.

Articulo Daniel Luiggi

http://www.luiggiluthier.com/

Share on TwitterShare via email
Esta entrada fue publicada en Caja y tapa armónica y etiquetada . Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

jbW8OJ

Por favor, escriba el texto anterior:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>