guitarraraul

Trucos y Procesos con la Fase de Tintado de una guitarra eléctrica

Trucos y Procesos con la Fase de Tintado

Cuando restauramos o repintamos un cuerpo de guitarra que previamente ya estaba pintado, nos podemos encontrar con el siguiente problema:

En primer paso debemos lijar bien el cuerpo de la guitarra hasta eliminar totalmente las capas de laca antiguas, de forma que obtengamos el cuerpo de la guitarra sin restos de pintura y dejar la madera de nuevo en su estado original.

Si no hacemos este paso adecuadamente, y comenzamos el nuevo proceso de tintado, nos encontraremos que una vez va secando el tinte, la madera absorberá el color de forma diferente en función de cómo hayamos lijado y los restos que queden de barniz antiguo. Obtendremos tonos más oscuros donde el tinte penetre en la chapa y tonos más claros en las zonas peor lijadas o con restos de barniz antiguo.

Para solucionarlo, dejaremos secar el tinte y volveremos a lijar con una lija fina grano 400 toda la guitarra hasta eliminar por completo los restos antiguos de material. Una vez eliminado, esta vez sí, todo el barniz antiguo podemos proceder de dos maneras:

1.     Cogeremos una esponja, la mojaremos con el tinte, quitando el sobrante en un cartón o periódico, dejándolo casi seco, y tintaremos la madera controlando en todo momento la cantidad de tinte aplicado y absorbido por la madera. Es recomendable llegar al color deseado con varias pasadas de tinte y no hacerlo de una única mano de aplicación.

2.     Otra opción de tintado es la siguiente: Procederemos a añadir entre un 5-8% de acabado nitrocelulósico al tinte ya preparado y diluido con disolvente de evaporación media, y aplicaremos esta mezcla con un equipo de pistola en varias pasadas cruzadas para evitar crear ráfagas en la aplicación. Con este sistema evitamos que el tinte baile sobre los restos de barniz antiguos que nos pudiesen quedar y la aplicación sea más uniforme.

Efecto poro oscurecido o patinado. (Necesario utilizar maderas con poro profundo)

Podemos conseguir un efecto patinado utilizando tintes sobre la madera, con el siguiente proceso:

Una vez tenemos el cuerpo de la guitarra lijado y preparado para el proceso de tintado, aplicaremos un tinte de color oscuro (o el deseado para el color del poro) a todo el instrumento. Este tinte debe de diluirse con un disolvente de evaporación lenta, con el objetivo de que moje perfectamente el poro de la madera.

Una vez seco el tinte, lijaremos el tinte siempre a favor de la veta para no provocar rayas trasversales en la chapa, de tal forma que eliminemos el tinte de la parte plana y dejemos el tinte oscuro dentro del poro.

Ahora aplicaremos un segundo tinte diluido del color deseado y obtendremos el efecto final patinado envejecido.

Conseguir máxima viveza en nuestra guitarra.

Este truco es muy sencillo y fácil de hacer. Se utiliza mucho en el barnizado del mobiliario clásico de alta decoración para conseguir un efecto de viveza y luminosidad muy deseado, pero que se puede realizar en nuestras guitarras para darles un efecto de color sorprendente.

Es tan sencillo como que antes de aplicar el tinte que queremos que tenga nuestra guitarra, tintaremos la madera con un tinte amarillo o anaranjado lo más vivo posible y rebajado con disolvente de evaporación media o lenta. Cuanto más reluciente y transparente sea, mejor. Posteriormente y una vez seco, aplicaremos el tinte caoba, cerezo,… (Según gusto) encima del tinte anterior.

Este sencillo proceso nos dará mayor profundidad al color, consiguiendo un efecto único.

Recomendaciones generales de tintado

Tintar la madera es “subir” el tono del color, resaltar su veteado o simular maderas de calidad (Caoba, Nogal, Roble) partiendo de maderas más económicas (Pino, Chopo). Para lograr un teñido apropiado de la madera, no debe de tener sellado sus poros, los tintes deben ser absorbidos por la madera, a fin de penetrar su superficie y adherirse apropiadamente. Una madera barnizada o ya teñida deberá lijarse hasta eliminar la capa sellada y luego volverse a teñir.

Consejos:

  1. Es imprescindible que la madera este completamente seca (12% de humedad) antes de empezar.
  2. La preparación de la superficie (lijado con acabado muy suave) es fundamental para una buena terminación. Frotar la superficie con la lana de acero en el sentido de la veta y eliminar el polvo.
  3. Según el tipo de madera que utilicemos, con el mismo color de tinte, obtendremos tonos diferentes.
  4. Es conveniente tintar primero una pequeña parte de madera para comprobar el color resultante
  5. Los tintes deben ser repartidos muy bien por la superficie de la madera para que el color quede homogéneo en toda la pieza.
  6. Para lograr el tono deseado conviene utilizar más de una capa de tinte, esto nos ayudará a conseguir el tono deseado sin pasarnos de color y evitaremos generar manchas de absorción. En todos los casos debe dejarse secar completamente una capa antes de poner la próxima.
  7. No lijar la capa del tinte.
  8. Si el tinte es al agua, es importantísimo dejar que seque completamente (24 horas mínimo) antes de empezar con el tapaporos.
  9. No todas las partes de una misma madera se tiñen a igual intensidad, cuando las fibras son paralelas a la superficie como en las caras y bordes de una tabla, el color del tinte se adquiere en algunos casos más, y en otros menos, que en los bordes de corte transversal donde las fibras son perpendiculares a la superficie de trabajo. Esto hace que algunas partes deban recibir más capas de tinte que otras.
  10. La madera absorbe muy rápidamente el tinte, por lo que si se ha empezado a teñir una superficie se debe continuar hasta el final. Si interrumpe el trabajo aunque sea por unos minutos, el borde de unión de ambos procesos de teñido quedará marcado en la madera al solaparse.
  11. Un teñido muy “concentrado” puede hacer tapar la veta de la madera.
  12. Las lacas y barnices no son perfectamente transparentes y en general oscurecen un tanto la madera terminada (generalmente a color ámbar) por lo que el teñido previo debe dejar una “reserva” de color al acabado final.
  13. La utilización de productos de calidad (barnices, sistemas de aplicación y lijado, etc) asegura un correcto acabado. En cualquier caso, para proteger el teñido es imprescindible aplicar un acabado nitro, poliuretano o base agua.

Igualar el color de un teñido

Para que un trabajo de teñido salga bien, es indispensable que estudie con detenimiento la madera que se desea igualar o imitar y que experimente con mezclas cromáticas. Emplear recortes de madera del mismo tipo a modo de paleta de pruebas antes de aplicar el teñido final: una vez seco, el resultado puede ser sorprendente. Decántese siempre por tonos más pálidos que oscuros: obviamente, resulta más difícil aclarar que oscurecer. Cuando el teñido ya esté seco, podrá fijarlo con laca o barniz, hasta que no lo fije no verá realmente el tono final.

Trabajar en la dirección del veteado

Para conseguir un efecto uniforme y evitar la aparición de estrías, siempre es preferible aplicar dos capas finas de tinte, trabajando en la dirección del veteado, que una gruesa. Deje secar la primera capa antes de aplicar la segunda. Es posible que el color haya cambiado radicalmente una vez seco, de modo que esté preparado para modificar la segunda capa potenciando o diluyendo el tono inicial. Como sucede con todos los tintes al agua, hay que dar relieve al ve­teado y posteriormente un lijado.

Aplicar el tinte

Proteja el lugar de trabajo con cartones para evitar manchas de tinte. Con un paño empapado de agua humedezca la madera para dar relieve al veteado. Déjelo secar y líjelo con suavidad, utilizando el papel de lija. Elimine el polvo con paños húmedos. Ponga el pigmento en el bote de cristal y vierta el disolvente, removiendo constantemente hasta que todos los pigmentos se hayan disuelto. Hacer suficiente mezcla de tinte como para realizar todo el proceso, para no repetir la fórmula y errar en el color inicial.

Truco para tintes en base agua: Para que el tinte penetre más, en todas las maderas menos para el roble, añada amoníaco (tenga cuidado de no inhalar los vapores) y vuelva a remover. Póngase la mascarilla y los guantes resistentes al alcohol y aplique el tinte con una brocha siguiendo la dirección del veteado o con una pistola.

Los tintes se pueden aplicar con brocha, rodillo, paño o pistola. El tinte debe aplicarse en la misma dirección y el mismo número de veces por toda la superficie para evitar que haya zonas más oscuras. Otro aspecto a tener en cuenta es que el tinte puede oscurecerse cuando se seca, por lo que hay que dejar secar una capa antes de aplicar la siguiente.

Según el tipo de disolvente que utilicemos para diluir nuestros tintes concentrados, obtendremos unos efectos u otros. Podremos trabajar con agua, disolvente medio o disolvente retardante.

Tintes base solvente – Ventajas e inconvenientes

  • Son baratos
  • Secan más rápido que los tintes al agua
  • Son superficiales
  • No levantan repelo

Se emplean bastante en la industria y muy poco por los artesanos. Al secar con mayor rapidez su penetración es menor. Como evaporan rápidamente, es más difícil rectificar los tonos no deseados, cuando queremos volver atrás el tinte ya está seco. La brocha no es lo más aconsejable para darlos y se aconseja echarlos con una pistola de lacar.

Tintes Base al agua – Ventajas e inconvenientes

  • Muy penetrantes
  • Cómodos de aplicar
  • Levantan repelo
  • Tardan en secar

Más fáciles de preparar y los que para los retoques pueden darnos un mejor resultado, son unos tintes limpios, por su transparencia dejan ver la veta de la madera y tienen una cualidad básica para los no especialistas y es que partiendo de un tinte un poco más claro que el que queremos obtener, podemos ir dando una mano sobre otra hasta obtener el color deseado. Tienen además una cualidad fundamental para un acabado duradero, son muy penetrantes y se dejan trabajar muy cómodamente, levantan un poco el repelo de la madera, pero ese inconveniente se puede obviar con un lijado fino previo. Después de lijar y antes de aplicar el tinte al agua limpiamos el serrín para evitar que se amase con el tinte al aplicarlo.

Preparar fórmula del tinte

Recomendamos no sobrepasar la concentración máxima de tinte en un 2%, para conseguir el tono deseado en varias pasadas. Con ayuda de una jeringuilla podrá dosificar el tinte concentrado de forma precisa.

Tabla adjunta de ejemplos de formulación*

Hacer las mediciones en mililitros (ml)
Tintes Concentrados Disolvente
FORMULAS para U Pardo U Amarillo U Rojo U Negro Medio Mezcla
1 Litro de TINTE 480055 480050 480053 480049 Lento TOTAL
Tinte Wengue 50,00 91,10 0,00 158,00 700,90 1.000
Tinte Caoba 0,00 173,75 86,85 22,10 717,30 1.000
Tinte Roble 16,80 14,85 4,70 0,00 963,65 1.000
Tinte Miel 15,85 122,25 27,75 3,40 830,75 1.000
Tinte Nogal 4,50 27,75 11,25 6,00 950,50 1.000
Wengue                 Caoba                Roble                  Miel                   Nogal

Ajustes de Color en Tintes

Consideraciones generales

Los colorantes utilizados en los tintes son mayoritariamente el amarillo, pardo y rojo. En menor cantidad el negro y en casos excepcionales el azul, burdeos y blanco.

Si observamos los tintes de carta vemos que en los nogales predomina el pardo con distintas cantidades de amarillo y rojo. Con más amarillo se tiende a nogales verdosos, más oscuros si se les añade un toque de negro. Con mayor proporción de rojo tenderemos a nogales rojizos.

En los avellanas y mieles la base principal es el amarillo y la proporción de colorantes es menor que en los nogales.

En los colores robles la proporción de pardo y amarillo es parecida y es frecuente la necesidad de negro.

En los tonos caobas la base principal es el rojo y en algunos casos aparece el burdeos.

Para azules y verdes aparece el colorante azul.

Para colores pastel o para ajustes de tintes a melaninas es muchas veces necesaria la utilización del blanco.

Debemos recordar que el blanco posa mucho más que el resto de los tintes, por lo que hay que insistir al cliente en la agitación de la muestra.

Con el colorante negro hay que tener mucho cuidado ya que pequeñas cantidades modifican sustancialmente el color. En muchos casos es mejor oscurecer con pardo en vez de con negro. Con el negro obtendremos tonos más verdosos que con el pardo (tiende más a rojo.)

Con el amarillo ocurre lo contrario y habitualmente las cantidades utilizadas para hacer un tinte más amarillo son elevadas frente a la cantidad de negro, pardo o rojo.

 

 

http://www.valresa.com/es/Guitarras/Paginas/procesotintado.aspx

Share on TwitterShare via email
Esta entrada fue publicada en Construcción y reparación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.


2 respuestas a Trucos y Procesos con la Fase de Tintado de una guitarra eléctrica

  1. alejundro dijo:

    Me ha servido de gran ayuda gracias por este pedazo de blog! me pondre manos a la obra

  2. Juan Pablo dijo:

    Muchas gracias por todos los consejos, lo que no acabo de entender es la tabla para preparar el tinte, en concreto yo tengo un tinte color wenge que es al agua, creo entender que lo más recomendable es poner más agua que tinte e ir probando, pero con la jeringuilla como se aplica? Cuánto de tinte y cuánto de agua en ml ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6zH7hL

Por favor, escriba el texto anterior:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>