Las cuerdas de la guitarra

Lo más seguro es que comprando una buena guitarra esta tenga unas buenas cuerdas elegidas por el fabricante. Si le van bien, no habrá que preocuparse por la sustitución de las cuerdas en el transcurso de algún tiempo. Directamente después de la compra, lo más seguro es que las cuerdas estén tensadas y sujetadas correctamente. Mire detalladamente cómo se hace esto correctamente, para que en el futuro no tenga serios problemas al cambiar las cuerdas.

Es muy importante, especialmente al principio, que las cuerdas no estén muy altas respecto a los trastes, porque cuanto más altas están, más esfuerzo hay que ejercer para obtener el sonido deseado. Al mismo tiempo, si las cuerdas están tensadas muy bajas, al oscilar pueden rozar los trastes, causando un crujido desagradable.

En la guitarra clásica con cuerdas de nailon, su altura respecto al primer traste tiene que ser aproximadamente 1,5 mm, respecto al duodécimo alrededor de 5 mm. En las guitarras con cuerdas metálicas, su altura tiene que ser aún menor, al ser mayor la tensión. La intentan bajar lo máximo posible, de forma que esto no influya en la calidad del sonido. La altura la regulan con la ayuda de una llave que sube y baja el mástil (si no está pegado a machamartillo y ya está esto previsto en la construcción de la guitarra). Igualmente el ajuste se puede efectuar afilando o cambiando la cejilla superior y/o inferior.

El envejecimiento de las cuerdas, cómo ralentizarlo

Con el tiempo las cuerdas envejecen, porque se someten a la influencia de las variaciones de la atmósfera, se oxidan, absorbiendo la grasa de la piel de los dedos; a causa de esto empiezan los problemas con la afinación de la guitarra y el sonido empeora considerablemente. Se puede ralentizar el proceso de envejecimiento de una forma muy fácil: regularmente frote las cuerdas con un trapo blando y seco.

Los ejemplares ya muy viejos se pueden restablecer lavándolos con agua y jabón. Pero recuerde que la recuperación al cien por cien no es posible, porque con el tiempo a causa de las constantes deformaciones cambia la elasticidad del material de las cuerdas, y este proceso es irreversible.

Tipos de cuerdas

Por mucho que se esfuerce, llegará de todas formas el momento en el que tendrá que adquirir cuerdas nuevas. Y existen muchos tipos de ellas.

En las guitarras clásicas habitualmente se usan cuerdas de nailon. Normalmente tres cuerdas se fabrican de nailon puro y tres cuerdas de bajos se completan con enrollamiento de cobre cubierto de plata. El revestimiento de plata no solo presenta un buen aspecto, sino que también mejora la calidad del sonido, por otra parte se borra bastante rápido, y el mismo cobre tampoco es muy duradero. Precisamente por eso muchos fabricantes en los últimos tiempos usan aleaciones que contienen cobre, que no pierden en calidad respecto al cobre cubierto de plata. Usar cuerdas metálicas en la guitarra clásica no se recomienda, es simplemente peligroso: porque el instrumento no está diseñado para tensiones fuertes y se puede deteriorar, y a su vez causarle daño a usted. A la guitarra se le puede proporcionar un sonido más vivo usando cuerdas carbónicas o fluro–carbónicas. Este tipo de cuerdas sintéticas es más resistente y con la misma tensión permite hacer la cuerda más fina.

El último avance para la guitarra clásica son las cuerdas de de acero. En general ya son cuerdas metálicas, pero suficientemente blandas, y los fabricantes proponen instalarlas en la guitarra clásica.

En las guitarras de jazz, de concierto y guitarras eléctricas se usan cuerdas de metal. Tienen buena resistencia y sonoridad. Estas cuerdas se diferencian por una mayor tensión respecto a las sintéticas. Se fabrican sobre una base de acero con diferentes tipos de enrollamiento de las cuerdas de bajos que les proporcionan diferentes matices al sonido. El enrollamiento de plata significa la suavidad y “el terciopelo” del sonido de la guitarra (pero la verdad es que estas cuerdas no son duraderas), el de bronce al revés, un sonido rígido y vivo (el bronce tiene gradaciones de vivacidad/suavidad, es decir hay bronces y bronces). En las cuerdas de la guitarra eléctrica normalmente se usa el enrollamiento de níquel o enrollamiento de acero inoxidable.

La última innovación son las cuerdas metálicas con revestimiento sintético en las cuerdas de bajos. Estas cuerdas son buenas para la prevención de la infiltración del sudor entre los entorchados del enrollamiento y la protección ante la perforación de los entorchados.

También hay que señalar que todos los fabricantes ofrecen cuerdas de diferente grosor (№ 9, 10, 11, 12, 13, según el grosor de la primera cuerda en pulgadas 0,009 pulgadas y así consecutivamente). Cuanto más gruesas son las cuerdas, más expresivo es el sonido, pero al mismo tiempo es más difícil apretar las cuerdas.

La elección de las cuerdas, por supuesto depende del gusto y preferencias musicales. Cambiando diferentes cuerdas usted apreciará cómo de diferente suenan. En calidad de recomendación para los principiantes yo aconsejaría cuerdas de base sintética, en cablecillo de acero o cuerdas metálicas №9 y 10. Para los que es importante la vivacidad y rigidez del sonido, elija cuerdas № 11 y superior, con enrollamiento de bronce con fósforo.

Sustitución de las cuerdas

Primero hay que quitar las cuerdas viejas. Para ello hay que bajar las cuerdas (una por una) girando las clavijas y quitarlas cuidadosamente del clavijero, después, si la guitarra es clásica, desenrollar los nudos en el soporte inferior; si es de concierto, extraer cuidadosamente los botones–soportes empujando un poco hacia dentro la cuerda (así es más fácil sacar el botón). No se recomienda emplear alicates, tenazas y otros instrumentos no especializados para extraer los botones.

Cómo poner correctamente cuerdas nuevas en la guitarra clásica

Ahora cómo poner correctamente cuerdas nuevas: en la guitarra clásica hay que amarrar un nudo en el soporte de las cuerdas, como se muestra en el dibujo; las puntas de las cuerdas hay que cortarlas, para que no raspen la madera. En las guitarras de concierto previamente hay que doblar un poco la punta de la cuerda con la arandela (la doblez facilitara la instalación del botón), después introducir la cuerda en el orificio del puente, y posteriormente instalar el botón (la ranura tiene que estar dirigida en dirección al mástil), tensar la cuerda hasta la completa fijación. En las guitarras eléctricas y guitarras de jazz puede haber soportes especiales, para el uso de los cuales posiblemente sean necesarios instrumentos o conocimientos adicionales.

Por la parte del clavijero la cuerda se puede introducir en el orificio de la clavija, enrollar alrededor y de nuevo insertar en el orificio (con las cuerdas metálicas es suficiente simplemente insertarlas una vez). Después hay que girar la clavija hasta la tensión necesaria de la cuerda.

Estirado de las cuerdas

Preste atención a que inmediatamente después de la instalación en el transcurso de algunos minutos de guitarreo, las cuerdas se irán estirando con la actividad y la guitarra se puede desafinar rápidamente, esto es normal. Un poco más tarde este proceso se notará menos, pero aun así las cuerdas se estirarán, y habrá que afinar la guitarra periódicamente.

Anton Gavzov

Share on TwitterShare via email
Esta entrada fue publicada en Cuerdas, Cuerdas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RpRH8g

Por favor, escriba el texto anterior:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>