Las cuerdas,calibres y tensiones

PRELIMINARES: TIPOS DE CUERDAS
Como es de suponer, cada tipo de guitarra tiene sus características, que hacen que sea necesaria la instalación de un determinado tipo de cuerdas, según material. De esta forma, distinguimos tres grandes grupos: eléctrica, acústica y clásica.

Algo importante que se debe saber es que, aunque instalemos en una guitarra de baja calidad las mejores cuerdas del mundo, no va a sonar necesariamente mejor; pero por el contrario, si instalamos cuerdas de mala calidad en una guitarra de primera, puede arruinar su sonido. Tenedlo presente, así como la necesidad de cambiar las cuerdas, pues según marcas y características, con el tiempo se deterioran y, en consecuencia, el sonido también.

CALIBRES Y TENSIONES
Todas las cuerdas (de notas E-B-G-D-A-E) están asociadas a un calibre determinado, en una u otra nomenclatura. Para el caso de las guitarras clásicas existen cinco niveles: muy bajo (extra light), bajo (light), medio (médium), alto (high o heavy), y muy alto (super high, extra high, extra heavy o super heavy).

En guitarras acústicas o eléctricas, esta nomenclatura se emplea en menor medida y, en cambio, se emplea el sistema numérico americano de calibres, tal y como veremos a lo largo del artículo.

El calibre más bajo para acústicas no supera el 0.010. (primera cuerda -E-) mientras que el más alto puede alcanzar el 0.060. (sexta cuerda -E-) El de las eléctricas no baja del 0.008 (primera cuerda -E-), y no supera el 0.054, a excepción de las destinadas a guitarras barítonas, que pueden alcanzar los 0.070.

¿Diferencias? A todos los niveles. Las cuerdas de menor calibre son ideales para los principiantes, ya que la tensión es menor, y por tanto el tacto es más fácil y se toca más cómodamente.

No obstante, esta facilidad de tacto tiene sus inconvenientes. A efectos acústicos, el sustain y el cuerpo son menores, el volumen y el tono pierden definición y, en definitiva, menor carácter sonoro.

Por otra parte, en lo que respecta a las cuerdas de alto calibre, proporcionan elevados niveles de sustain, tono y definición; pero el tacto es mucho más áspero y duro.

Visto esto, no debéis interpretar los inconvenientes de cada tipo de cuerda como tal, pues las características corresponden a cada guitarrista de acuerdo a su preferencia: unos optan por tactos ásperos y sonido más opaco y “gordo” (jazz, blues o rock) y otros prefieren cuerdas finas que permitan recorrer los mástiles de las guitarras a gran velocidad (heavy metal).

Dicho esto, veamos lo que distingue a las tres grandes familias de guitarras, en lo que a sus cuerdas vinculadas se refiere:

a) GUITARRA CLÁSICA
Antiguamente se fabricaban con tripa de animales. Hoy día se fabrican con nailon las tres primeras y nailon con bobina de acero las tres últimas (de ese modo se incrementa el grosor propio de una cuerda que da sonidos graves y más gruesos).

Hay una gran variedad disponible, con marcas que, como suele ocurrir con la mayoría de los accesorios, no suelen estar ligados a las constructoras de guitarras: Gato Negro, Ramírez, MH, D’Addario, Savarez, Pyramid, La Bella, Ernie Ball, Hannabach, etc. Cada una ofrece variedad, pero tienen, como cualquier marca, un punto que las distingue. Por ejemplo, en el caso de Gato Negro, que la relación calidad-precio es buena; por otra parte, Savarez ofrece de lo mejor en cuerdas que soporten alta tensión, combinado con alta tecnología y materiales específicos de primera para cada cuerda, de modo que enfatizan sus cualidades acústicas (carbono en las primeras cuerdas para enfatizar los agudos, multifilamento de stabilon -nailon tratado- para enfatizar los graves de las últimas cuerdas, recubrimiento plateado, etc. Todo ello a un precio, obviamente, muy superior.

Lo cierto es que, sobre todo en guitarras clásicas y acústicas, la elección de unas cuerdas u otras es especialmente personal. Muchos guitarristas han llegado a optar por una serie o marca determinada para las tres primeras cuerdas, y otra diferente para las tres últimas, según preferencias. A diferencia de las guitarras eléctricas, las clásicas y acústicas no están concebidas necesariamente para un estilo musical determinado. Sólo el músico puede darle respuesta a ello.

A mi parecer, resultan más atractivas, acústicamente hablando, las cuerdas de alta tensión, por su brillo. No obstante, hay que tener cuidado con las tensiones, pues las guitarras de construcción mediocre o materiales de escasa calidad no soportarán tensiones muy elevadas.

b) GUITARRA ACÚSTICA
Aquí entramos en un concepto diferente de cuerdas, de materiales y tensiones más próximas a las eléctricas que a las clásicas.

De entrada todas las cuerdas son de metal, generalmente de acero.
La digitación de estas guitarras es mucho más dura que la de las clásicas y sus cuerdas tienen tactos, por lo general, mucho más ásperos, además de un sonido más metálico y brillante.

Unas cuerdas de calidad acústica se disparan de precio, pero hay que tener en cuenta el factor metal: con el uso, es más susceptible de oxidarse y deteriorarse con el tiempo. Esto ha dado lugar al desarrollo de tecnologías de alta precisión y protección, sin perder tono; caso de Elixir, por ejemplo.

Algo que he oído mucho en boca de principiantes es su intención de instalar cuerdas de guitarra acústica en sus guitarras clásicas-españolas.

Por muy buena que sea una guitarra española, no está concebida para soportar tensiones de cuerda tan extremas. Las acústicas tienen (y se puede ver desde perspectiva de clavijero en el alma) una barra de acero que atraviesa la sección del mástil y mantiene la guitarra estable en afinación y tensión (en mayor o menor medida, según calidad). Esto significa que si instalaseis cuerdas de acústica de cualquier calibre en una clásica, probablemente partiríais el mástil de ésta. Tenedlo presente.

Respecto a la limpieza, existen varios métodos. Uno es hervir las cuerdas. Por lo general da resultado, pero con el tiempo las cuerdas podrían deteriorarse. Lo mejor es cambiarlas y, hasta ese momento, limpiar las cuerdas con productos especiales, como Ghs Fast Fret, y tener las manos limpias antes de tocar.

Igual que antes, he aquí una tabla con juegos de cuerdas. Tened en cuenta que las tensiones mencionadas son relativas dentro del terreno de las acústicas (cualquier tensión en una guitarra acústica es superior a las tensiones vinculadas a las cuerdas de una clásica), y que una tensión clasificada como “media” es, objetivamente, una tensión muy elevada.

Algo que se debe enfatizar aquí son las cuerdas Elixir, tanto las destinadas a guitarras acústicas, como eléctricas. Son el resultado del avance tecnológico vinculado a las cuerdas, con preferencias por parte de los músicos de carácter extremo: unos las aman y otros tienen aversión hacia ellas (debido, en parte, a que detestan tactos suaves). Son cuerdas que proporcionan muy buen sonido y, aunque las hay más brillantes (D’Addario, Dean Markley…), en directo son altamente recomendables, pues la capa casi imperceptible de Nanoweb protege la cuerda de sudor, suciedad y polvo, lo que las convierte en unas de las más durables hoy día.

c) GUITARRA ELÉCTRICA
Como se ha señalado antes, no es necesaria tanta experiencia en guitarras eléctricas como en acústicas y clásicas, en lo que a cuerdas se refiere. En guitarras eléctricas es más fácil asignar unas determinadas cuerdas. Por ejemplo, una Gibson Les Paul responde mejor con calibres altos, ya que el sonido que se pretende obtener es grueso, empastado, pesado, con sustain y fuerza. Por ello, la primera cuerda -E- no debería bajar del 0.010. A partir de ahí, ya depende de la preferencia del guitarrista, según estilo.

A los efectos anteriores, mi consejo es escoger un juego del 0.009 en guitarras como Ibanez de la serie RG, ESP de la serie Horizon, Jackson de la serie Pro, incluso Fender Stratocaster. En definitiva, guitarras de escala 25’5”.

Si por el contrario preferís cuerdas de alto calibre, para obtener sonidos gruesos y empastados, lo mejor son unas del 0.010 o superior. Esto es recomendable también en semiacústicas. Se adaptan bien a las escalas 24’75”.

CASOS ESPECIALES
No hemos de olvidar que existen distintos tipos de guitarras, con puentes y cejuelas de diferente naturaleza. Esto lleva a deducir que la susceptibilidad de éstas a soportar distintos calibres y materiales, también es diferente.

No es lo mismo instalar unas cuerdas en un puente flotante que en una guitarra con puente tune-o-matic. Este último es el más versátil de cara a la instalación de cuerdas, pues permite un amplio intervalo de calibres.

Si intentamos instalar, por ejemplo, un juego de cuerdas del 0.013 en una Fender Stratocaster Standard, el puente no podría soportar ese calibre, e incluso podría dañarse, llegando en caso extremo a partirse.

¿MÁS DE SEIS?
No nos olvidemos de las guitarras con más de seis cuerdas. En tales casos, he aquí una tabla para un modelo de acústica de doce cuerdas y una eléctrica de siete (orientada a estilos pesados, como el Nu-Metal). Como es obvio, hay más guitarras con números de cuerdas distintos de seis, pero la propia marca tiene cuerdas de la misma serie, sólo que aplicando distintos calibres. Del mismo modo, también presentan cuerdas para mandolina (Dean Markley Phosphor LT, del 0.011 al 0.037), pedal steel (SIT BE-E9th, del 0.012 al 0.038, con afinación en E novena), banjo (Ernie Ball Tenor Banjo Medium, del 0.010 al 0.028) y dobro/resonador (Martin M980 Bluegrass, del 16 al 56).

CONCLUSIÓN
Las cuerdas, como casi todo, son de selección muy personal; en especial porque están en contacto físico con nuestros dedos. Es la sensación táctil lo que percibimos al tocar; por eso hay que determinar cuáles son las que nos convienen. Leed características, estudiad sus componentes, porque en una tienda resulta difícil (si no imposible) probar unas cuerdas en concreto. Y una vez hecho, lanzaos a tensar el mástil.

Jorge Asensio

http://www.ispmusica.com/articulo.asp?id=953

Share on TwitterShare via email
Esta entrada fue publicada en Cuerdas, Cuerdas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.


Una respuesta a Las cuerdas,calibres y tensiones

  1. Emilio Sánchez Martín dijo:

    Jorge, muchas gracias por tu post y por compartir tu erudición en la materia. Acabo de comprarme una acústica Ashton J39S y, aunque apenas sé hacer más que acordes y punteos de acompañamiento, espero seguir aprendiendo y sacando partido de ella. Tus consejos en cuanto a elección de cuerdas me han sido de muchísima ayuda, de veras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

88g5

Por favor, escriba el texto anterior:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>