Mantenimiento de una guitarra eléctrica (primera parte)

Mantenimiento básico de una guitarra (primera parte)

Este tutorial está dedicado a aquellos que quieren tener, y mantener sus guitarras al día. A continuación les voy a enseñar lo básico que debe saber todo guitarrista para disfrutar de un instrumento en óptimas condiciones. No pretendo sentar cátedra, ni jactarme de que soy el poseedor exclusivo de la verdad absoluta. Cada uno tiene sus métodos, y formas de hacer las cosas, pero lo que si creo que estamos todos de acuerdo es que todos estos métodos lleguen a el mismo resultado satisfactorio, y sin consecuencias que lamentar. Voy a explicar de una forma que algunos me criticarán, pero hay que tener en cuenta que aunque a unos nos parezcan algunas cosas muy obvias, a otros les resulta un poco complicado, por eso pido disculpas a aquellos que les pueda parecer que me extiendo mucho sin necesidad.

Otra cosa que me tienen que disculpar, es que le he puesto Copyrigth a las fotos, porque lamentablemente la gente abusa y ni siquiera tiene la decencia de poner el autor, y lo que es peor comercian con mi trabajo.

Una de las razones por las que me he tomado la molestia en hacer este trabajo, es la increíble cantidad de barbaridades que se le hacen a un instrumento. Esto ocurre porque o bien lo recomendó alguien que no sabe de lo que habla (Y lamentablemente son los que van por la vida irónicamente desvirtuando el verdadero trabajo de los profesionales), o porque lo han visto por internet, y si bien internet es una gran ventana del conocimiento, lamentablemente y cada día mas, es también una gran ventana en donde cualquiera puede volcar opiniones totalmente erradas, y que por afán de protagonismo, solo consiguen que otros lleguen a un final desastroso.

Antes de comenzar, tengo que hacer incapié, en la labor que hace un PROFESIONAL de la luthería (Lo pongo en mayúsculas y subrayado, porque de ese tipo hay pocos, pero si muchos chapuzas que se autoproclaman profesionales y no saben ni cambiar unas cuerdas). Muchas veces por ahorrar un poco de dinero, luego vemos que a la larga lo tiramos indirectamente, ya que este experto, a parte de hacerle un mantenimiento adecuado, también puede descubrir males mayores, que el ojo inexperto no detecta, con lo que una acción a tiempo, puede solucionar un pequeño problema antes de que este se convierta en grande o irremediable.

Bien, para comenzar, debemos acondicionar un lugar donde podamos trabajar con soltura, y no estar haciendo equilibrios con la guitarra, tropezándonos, tener a mano los repuestos y las herramientas. Muchos usan la cama como lugar de trabajo, pero no es el primero que se clava una cuerda, o un trozo de ella después cuando va a descansar, y peor en un ojo.

La mesa de la cocina, del comedor, o cualquier otra mesilla de esas que se guardan es un buen lugar para trabajar.

Primero verificamos que sea firme, estable y que no pueda ocasionar un accidente.

Yo en mi casa tengo una mesa de estas de trabajo, que se guarda en el trastero y se saca fácilmente, a la cual le he añadido un pedazo de un colchón de viscolátex (Por cierto un colchón que recomiendo NO USAR ya que es malísimo para la salud), que es bastante bueno para este menester.

Este material, tiene la GRAN ventaja de que tiene memoria, y la guitarra se ajusta perfectamente a su superficie. Fíjense con solo apoyar y sacar mi mano como mantiene la forma, así que imaginen después de 10 minutos encima de este material.

De todas formas no es fácil encontrar este material suelto, pero la goma espuma también sirve para este propósito. Si no también una tabla forrada con un material blando (Una camiseta vieja, sábana, saco de algodón, etc.), con una toalla enrollada debajo del mástil cumple bien su función, pero cuidado donde se hace fuerza. El caso es poder trabajar cómodamente sin preocuparnos de que se nos resbale el instrumento, o que por un descuido se estropee el acabado del mismo.

Una vez que tenemos la guitarra segura y estable entro en materia. Hay muchos modelos de guitarras, así como de sus componentes. Voy a tratar de abarcar lo mas posible para cubrir todos los aspectos de la mayoría de las guitarras.

Antes de comenzar quitando las cuerdas que es lo que todos impulsivamente hacen, es conveniente detenerse un poco y examinar que necesitamos. ¿Queremos cambiar el calibre de las cuerdas?, tenemos problemas con alguna silleta o cejuela, ¿Que herramientas o repuestos necesito?, ¿Hace unos días que no me suena bien?, etc..

No es lo mismo una guitarra modelo Les Paul, que una RG-570 (Dos de las guitarras con la que voy a trabajar y elaborar este tutorial). Tienen ajustes distintos y mas tratándose una de puente fijo y la otra de un puente flotante. Pero, siempre hay un pero, cuando se agarra práctica, al final veremos que salvo sus diferencias intrínsecas a cada una, el resto es casi lo mismo.

Para comenzar necesitamos cuatro cosas básicas, sin alguna de ellas es preferible entregarle nuestro instrumento a un profesional, si no, podemos hacer cosas que perjudiquen a nuestros instrumentos. Sin habilidad en las manos para hacer estos trabajos, sin una vista que va mas allá de ver lo evidente, sin un tacto agudo como el de un invidente, y un oído para distinguir ligeros matices, no ajustaremos nunca una guitarra en condiciones.

Otro detalle es que en una guitarra todo tiene que funcionar en armonía. Un ajuste excesivo o deficiente en algún elemento, descontrola otro que aparentemente no tiene relación directa. Esto solo lo da la experiencia. Poco a poco con la práctica se van puliendo detalles y cada vez es mas sencillo hacerle el mantenimiento normal a una guitarra.

Antes de nada, si algo funciona y suena bien, yo personalmente recomiendo NO TOCARLO, o por lo menos, tomar las previsiones para revertir lo que hacemos sin consecuencias. Por lo general siempre que vemos algo pretendemos hacerlo a la guitarra, sin tomar en cuenta si en realidad lo necesitamos o no.  Lamentablemente hay gente que le encanta estar experimentando todo el tiempo con su guitarra, y nunca está conforme, así tenga lo mejor de lo mejor, siempre le encuentra algo. Hay que pensar menos en el instrumento y disfrutar mas de él. El echarle la culpa de todos nuestros fracasos fomenta mas fracasos aun.

Comencemos pues a hacer un examen minucioso del instrumento a ver que necesitamos.

Esta es una Gibson modelo Les Paul donde podemos observar su puente Nasville Tune-0-matic. Esta guitarra en particular tiene una modificación que pueden ver en siguiente artículo: Modificación de un puente Nashville la modificación es la número 4, de hecho el reportaje está hecho con esta misma guitarra.

A parte de tener que cambiarle las cuerdas por desgaste normal, se puede observar en el puente, que no hay ningún elemento suelto que necesite ser sustituido o ajustado, y este descansa perfectamente sobre la rueda que ajusta su altura.

También verifico que el anclaje en la madera se encuentra en condiciones, para que al desarmarlo no tengo que tener la guitarra parada (Hasta semanas) para esperar el repuesto si fuese necesario. En esta guitarra eso no ocurre, ya que la base va atornillada a la madera, con lo que su firmeza no se altera con el uso, pero en una Les Paul normal va a presión y puede ocurrir que con el tiempo se afloja y se tenga que ajustar.

Miro también el puente cordal, fuente de algún que otro problema que muchos descuidan sin darle la importancia que requiere. Hay que buscar cantos afilados que puedan fatigar prematuramente la cuerda y provocar su ruptura a cada rato. desgaste en los orificios, malos asentamientos, inclinaciones raras, etc.

Como se habrán fijado, yo paso las cuerdas por encima del puente cordal envolviéndolo o como se dice en ingles “wrap around” , ya que de esta forma aprieto los dos tornillos completamente, y elimino un punto de vibración. El ir eliminando estos puntos de vibración en toda la guitarra hacen que la suma de ellos aumente el sustain considerablemente y la contundencia del instrumento.

Y así poco a poco voy revisando la guitarra en busca de irregularidades

En la siguiente foto se puede observar que las cuerdas están como desplazadas hacia la primera cuerda. Esto es normal. Es un desplazamiento habitual en las guitarras dependiendo del uso que se les de. Mas adelante explico porque.

En la siguiente foto les muestro un detalle de la silleta de la sexta cuerda, en donde se pueden observar varios detalles.

Por regla general, golpeamos las cuerdas de arriba hacia abajo en un porcentaje muchísimo mas alto que al contrario. Esto trae como consecuencia, un efecto como de martillo en ese sentido, formando una muesca por desgaste con características particulares. Este desgaste producto de la vibración de la cuerda, va esmerilando la silleta poco a poco a lo largo de los años. Observen en la foto, como se forma una especie de ola, que no es mas que la acumulación de la forja que la cuerda hace sobre el metal de la silleta. A su vez se puede observar como se ha desplazado desde la muesca original, hasta la actualidad, y como ha ido evolucionando hasta la muesca actual, en donde se observa claramente la huella del entorchado de la cuerda.

Esto si no da problemas de ningún tipo pues se deja como está. En la foto de arriba se muestra como la cuerda no está exactamente sobre la pieza polar, pero esta pequeña desalineación no afecta al sonido. En caso de se detecte que comienzan a haber problemas mayores, pues se sustituyen por unas nuevas y listo. Estas se venden por separado en muchos sitios. También se podrían rectificar, pero esto ya es un trabajo mas elaborado y se sale del mantenimiento básico de una guitarra.

Veo también si hay algún problema a nivel de la cejuela


Sacando una cuerda puedo ver el surco de la misma y la huella que deja. Es una huella completamente normal y como debe ser en una cejuela bien ajustada. En la foto les he puesto un ejemplo de la forma que está bien y la forma que está mal. Cuando la parábola está con la abertura hacia la pala hay un grave problema de asentamiento de la cuerda en la cejuela. Esto trae como consecuencia que se merme el sustain, y suene apagada, ya que no vibra desde un punto especifico, si no que bambolea en el surco.

Este problemilla se soluciona fácilmente con la misma cuerda, como explico en este tutorial: Cejuela

Antes de comenzar a desarmar, tomo la medida de la altura del puente, ya que al sacar las cuerdas, este queda totalmente libre, y la tuerca se puede mover con un ligero roce, y como tanto el calibre, como la acción están correctas, pues de esta forma se deja como está originalmente. Esta precaución hay que tomarla en todo momento y en cualquier elemento de la guitarra. La práctica hará que no se necesite hacerlo en un futuro, pero siempre es recomendable.

Por precaución anoto en un trozo de cinta de carrocero el valor de la altura y el lado en el que se encuentra y se lo pego al puente. Al finalizar esta cinta se quita fácilmente y no deja huella

Da igual si se trata de una guitarra completamente distinta como una Super Strato, en concreto mi RG-570. Antes de desarmar nada la reviso completamente. Si el puente es Floyd Rose, ver que los muelles no estén vencidos, que funcionan libremente y no hay desajustes

Que los anclajes estén en su sitio y sin síntomas de roturas o desajustes. Luego al sacar las cuerdas podré ver la unión con la madera, pero si se ve que está bien, es muy raro que existan problemas mas abajo.

Que sucio esta, jejejeje. Yo limpio cada vez que cambio las cuerdas. Ni antes ni después. El aspecto general del puente es normal, se mueve en ambas direcciones sin alaveos ni movimientos extraños.

Verifico el estado de los trastes, y observo un pequeño desgaste en los trastes superiores que no representa ningún problema.

Un dato, hay sitios (“Luthieres”) en donde esto es motivo para venderle a alguien una nivelada de trastes. Este desgaste no amerita tal gasto, ya que le quita vida al traste sin necesidad. Mientras no de problemas de trasteos no hay que hacer nada. Solo pulirlos y listo.

Fíjense también en la poca acumulación de residuos a los bordes del traste donde se junta con la madera. Esto es debido a que yo no uso ni aceites de limón, naranja u otras sustancias para el diapasón. Estos productos hacen que luzca bonito, pero atrae el polvo en cantidad y lo peor es que junto con estos aceites forma una pasta que se adhiere a los bordes del traste y cuesta sacarlo. Otros son aun mas perjudiciales, ya que se introducen en los poros de la madera y atacan o merman propiedades degradando nuestro instrumento. Esto son los productos que venden como Pronto, 3 en 1, y otros mas por el estilo.

Estas pequeñas muescas no tienen importancia alguna, al contrario benefician a la hora de solear ya que clavan mejor la nota.

Hay una diferencia clarísima con los últimos trastes y mas hacia las cuerdas graves, porque casi no se usan

Es en los trastes intermedios es donde se produce el mayor desgaste. Si observan, verán que no hay los típicos valles debajo de las cuerdas, si no que por la acción de los bendings el desgaste es a lo largo del traste. Claro que esto depende en gran medida del intérprete y de lo que interpreta.

A la altura de las pastillas todo parece correcto. No observo tornillos sueltos, marcos partidos (Los de plástico o se parten, o se abultan en el centro por la compresión o dilatación de la madera), al presionar la pastilla con el dedo esta se mueve normal y no se aprecian roturas. Todo está bien y aparentemente no necesita nada mas que mantenimiento. Si se observa alguno de los detalles que he mencionado anteriormente, hay que evaluar el daño. Puede ir desde una reparación sencilla como un tornillo suelto, a algo mas serio con lo que ya pasa de ser un mantenimiento normal, a una reparación con mas dificultad, requiriendo ya herramientas especializadas para solucionar el problema.

Aprovecho para comentar lo de los tornillos flojos. Esto es válido para cualquier tornillo incrustado en madera.

La madera tiene una resistencia muy inferior a la presión que ejerce un tornillo. Cuando se pasa el límite de resistencia de las fibras, el tornillo hace un efecto de broca. Es decir, al pasarse apretando, corta toda la espiral hecha en la madera y se viene en los surcos del tornillo. Este al extraerlo sale con la viruta incrustada (Cuando sale, porque hay veces que queda aislado y hay que usar una herramienta extractora de tornillos). En el caso de que se pueda extraer el tornillo, pues la solución es muy sencilla. En el mismo orificio, introducimos tres palillos. Procuraremos que sean del mismo diámetro, aunque se tengan que rebajar con un poco de papel de lija sobre algo plano. ¿Porque tres? es para distribuir uniformemente la presión lateral del tornillo y que nos quede centrado.

Cuando ya tenemos los tres palillos que encajan bien y entran completamente, se les hace una marca en borde. Se cortan, se les unta con un poco de pega blanca para madera, y se introducen rápido porque se hinchan con la humedad de la cola. Se limpia el exceso y se espera una media hora. Introduzcan el tornillo con cuidado para que vuelva a hacer la rosca (Está de mas decir que el tornillo debe de estar limpio de todo resto anterior para que no entorpezca la operación) y cuando llegue al final, no apretar duro, si no que apoye y quede firme. Saquen de nuevo el tornillo. Vean si ha hecho bien la rosca y esperen al día siguiente para volver a introducirlo definitivamente. Al sacar el tornillo, hay que limpiarlo y secarlo bien. Esto se hace así para que la humedad no oxide el tornillo y arruine la rosca. Si cuesta un poco meterlo, agarren cualquier vela que tengan por casa y froten la rosca contra la cera o parafina. No usen ningún lubricante. De esa forma entrará mucho mejor.

En una guitarra bien construida, los tornillos deben salir sin señales de óxido pero si por casualidad algún tornillo presenta óxido en su rosca, malo, malo, malo. Esto quiere decir que la madera cuando elaboraron la guitarra tenía exceso de humedad. Si descubren eso, sería bueno que cambiasen inmediatamente los tornillos por otros nuevos, porque si se dejan mas tiempo, terminan por partirse dentro de la madera, y eso si que es un problema grave de solucionar.

Yo he sacado tornillos en guitarras de mas de 40 años y están como el día en que los pusieron.

La pala tampoco presenta problemas a nivel significativo. Salvo alguna rotura por golpe, es muy raro que haiga algún problema.

Las cejuelas de bloqueo son muy fuertes, y hechas con buenos materiales, que difícilmente, a menos que se sea un bestia, se pueda estropear algo. En las cejuelas normales, pues hay que revisar que no hayan fracturas, ya que lo mas seguro es que cuando se saquen las cuerdas nos quedamos con dos pedazos.

Si aparentemente está bien, pues hay que verificar que no se mueva de su sitio. Hay fabricantes que hacen la ranura con una medida en el surco ligeramente inferior a lo ancho, para que la cejuela entre apretada y quede firme. Pero esto con el tiempo se puede aflojar, por la contracción natural de la madera. Si pasa esto es conveniente usar un poquito de cola blanca. Se impregna con esta la cejuela y se introduce. Esto va a hacer que quede suficientemente firme de nuevo, pero no que después haiga que destrozarla para extraerla cuando se desgaste. Esta operación hay que hacerla lo mas rápidamente que puedan, porque la humedad de la cola es absorbida por la madera adyacente, y la hincha, y si hay que hacer algún ajuste hay poco tiempo para colocar la cejuela en su sitio.

Se estarán preguntando, ¿Y las fotos? Pues no las tengo en este momento, ya que son cosas que pasan con muy poca frecuencia, y como comprenderán no puedo romper una cejuela, o hacer lo de los tornillos como en la explicación anterior para hacer la demostración. Cuando ocurran le tomaré fotos del proceso y las añadiré al tutorial.

Mientras tanto aclaro estas cosas lo mejor que puedo y cualquier consulta ya saben que solo tienen que preguntar.

Todo esto se los muestro porque mucha gente se lleva las manos a la cabeza al ver estas cosas y cree que hay mas problemas de los que en realidad tienen y están a cada rato manipulando tornillos, tuercas y otras cosas, y como pueden ver, tanto la Les Paul es del 93, y la RG es del 91, son guitarras que tienen muchas horas encima, si se fijan, tienen sus elementos sin apenas desgaste. El polvo no hace daño, lo que si hace daño es estar quitando y poniendo tornillos, limpiar con productos abrasivos, y ponerle potingues a cada rato para eso si lucir una guitarra que te reflejas en ella, pero acortas la vida de ella considerablemente.

Otro detalle importante, no todos tenemos el mismo metabolismo, yo por lo menos no sudo en las manos, y tengo la precaución de siempre lavarme las manos con agua y jabón antes de agarrar la guitarra. Pero hay personas que si tienen un sudor copioso y es muy perjudicial, sobre todo para los herrajes de la guitarra. Estas personas tienen que ser mas escrupulosos después de tocar con la guitarra, y limpiar mas profundamente el instrumento para preservarlo del oxido.

Comienzo quitando las cuerdas. Hay quien lo hace una por una, sobre todo con un puente flotante. Eso está bien, pero yo las quito todas, porque necesito observar todos los detalles que las cuerdas no me dejan ver.

Además al quitarlas todas puedo tratar mejor la superficie del mástil y analizar mejor la guitarra desde los clavijeros hasta lo último del puente.

Hay un aparatillo muy útil que recomiendo comprar si tenemos varias guitarras y hacemos este trabajo muy a menudo, ya que es un fastidio el girar los clavijeros. Los hay de distintas formas, diseños, y necesidades. Inclusive los hay que se pueden usar con manivela o adaptándolo a un taladro. Otros ya son eléctricos completamente pero mas caros. Yo en realidad no usaría nada eléctrico para manipular los clavijeros. Uno pierde el sentido del tacto, que es importante para no pasarse en la tensión de una cuerda. Esto puede ocasionar que en cualquier descuido nos carguemos una cuerda o algo peor si estamos a la altura de la sexta cuerda.

Recuerden previamente aflojar los tornillos de las cejuelas de los puentes tipo Floyd Rose. Después se destensan de los clavijeros y se extraen. Yo en vez de extraerlas de sus extremos en donde están ancladas, las corto. ¿Porque? pues porque ya he tenido algún accidente con alguna cuerda por sacarla entera, y no vale la pena. Una cuerda usada que se saca, ya ha perdido su tensión y sus propiedades, y sería un error recolocarla de nuevo. Únicamente se puede aprovechar para ajustar una cejuela o silleta, y para esto aunque se corte sirve igual.

Hay quien las hierve y las vuelve a montar y vuelven a tener ese brillo parecido a cuando nuevas. La razón, con este proceso, le estamos sacando toda la roña, mugre y suciedad que le hemos introducido con los dedos, y claro la cuerda vuelve a vibrar con soltura, pero en cuanto a la estructura interna del acero, pues ya no es lo mismo, porque la fatiga ha mermado condiciones.

Las vueltas que da la cuerda en el clavijero, hacen que al pasarla por los orificios, esta funcione como un muelle, y al salir toma caminos insospechados que pueden ir desde rayarnos la superficie de la guitarra o dañarnos un ojo.

Voy a hacer algo que NO recomiendo hacer, y es cortar la cuerda con la tensión total. Es decir completamente afinada, pero es para mostrarles este truco que hago con las cuerdas y que estas no salgan disparadas. Si con toda la tensión este es el efecto, sin tensión pueden estar seguros que el resultado será el mismo o mejor.

Para evitar que la cuerda me salga disparada, agarro un trozo de cinta de carrocero y envuelvo la cinta con una sola vuelta, dejando una aleta que es la que va a amortiguar la tensión de la misma al cortarla.

por toda la mitad le pego el corte

y observen como aun con su máxima tensión, apenas se separa un extremo del otro y la ruptura de la cinta ha absorbido la reacción completamente sin consecuencias. Yo he hecho la prueba en guitarras de cortarle todas las cuerdas sin aflojarlas previamente, y no ha pasado absolutamente nada. Pero las cosas tratadas con cariño duran mas, así que no nos lleva nada de tiempo aflojarlas hasta que pierdan la tensión y cortarlas.

Si se quieren sacar enteras pues hacedlo con mucho cuidado, sobre todo en la parte del clavijero y puente cordal, ya que es donde ocurren los accidentes. No poner los dedos cerca de de estos sitios, en donde la punta al salir disparada se nos clave, o tan lejos que nos quede un látigo cargado que cuando se libera va por donde quiere.

En una guitarra con puente flotante tipo Floyd Rose, si no lo van a revisar profundamente o hay señales de algún desperfecto antes de cortar las cuerdas hay que fijar el puente. Esto va a permitirme trabajar cómodamente, y sobre todo a la hora de afinar y ajustar, facilitarme enormemente el trabajo.

Una paleta de helado, un baja lenguas, una goma de borrar, un lápiz, un trozo de listón de madera, etc., algo que no deje que el puente se desnivele o se hunda para que los muelles queden actuando como si tuviese las cuerdas puestas.

El material que uso depende del espacio que tenga disponible, en este caso un baja lenguas es la medida ideal para mantener el puente en su sitio. Con otros puentes tengo que meter una cuña a ambos lados.

Al estar el puente en su sitio, voy a usar otro truquillo, y es fijar también la parte de abajo del puente. Esto a parte de fijar perfectamente el puente y hacer que se comporte como un puente fijo, lo usaré mas adelante para afinar este tipo de guitarras.
Verán mas adelante, que en menos que canta un gallo, podrán cambiar y afinar una guitarra con Floyd Rose, como si fuese la Les Paul.

Este truco es tan simple como agarrar una pinza de ropa o cualquier trozo de madera que nos permita hacer algo como

esto. Vamos una cuña.

La siguiente foto la he hecho borrosa a posta, porque me interesa destacar con nitidez donde tiene que ir esta cuña. Esta guitarra tiene un aparatillo que he llamado TremoloSi (Todas mis guitarras con puente flotante lo llevan), que a parte de mantener la afinación, permitir recuperar el puente después de los palancazos, permitirme hacer bendings sin desafinar las otras cuerdas y bajar la afinación sin tener que ajustar el puente conservando todas las propiedades del mismo; apretando el tornillo hace la función de la cuña, por lo que para este trabajo no la necesitaría, pero como no todos disponen del aparato, pues lo he anulado, fijándolo atrás para mostrarles como se hace.

En donde están las flechas rojas, es decir, en el espacio que hay entre el taco de metal del puente y la madera del cuerpo por la parte de los muelles, es donde tiene que ir la cuña de madera para permitir que el bloque del puente descanse sobre la madera de la guitarra y sea estable.

Así debe quedar después de ponerlo bien. ¿Que profundidad?, pues solo introducirlo hasta que comienza a oponer resistencia, sin apretar casi nada. Vamos que se mantenga en su sitio sin empujar mucho. La intensión es mantenerlo fijo en su sitio, si apretamos aumentamos la distancia y desplazamos el puente hacia donde no queremos

Ahora tengo el puente fijo, ya no tengo que preocuparme por que se me mueva ni nada por el estilo. Antes de nada, en este tipo de puentes, lo primero que hago es aflojar todos los microafinadores a tope (Esto es algo que siempre se olvida y al tener todo listo para micro afinar hago ¡Doh! como Homer Simpson, así que tengo esa costumbre, además de tener una lista con los pasos, con esto me aseguro que no paso ninguno por alto y me ahorro un montón de tiempo. Después se las pongo para que la tengan en la funda o estuche de la guitarra.

Luego como ven en la siguiente foto, los ajusto con dos vueltas para tener un margen de trabajo en ambos sentidos. Si se fijan he quitado la madera que aguantaba el puente, porque voy a revisar y mostrarles las cuchillas donde el puente pivota

A pesar del uso frecuente del puente y el tiempo que tiene la guitarra, presenta un desgaste normal para un puente de calidad. Esa muesca es muy importante que se deje tal cual está ya que ese punto con la acción diaria, se va “Mellando” y ese mellado hace que esa zona se adapte a donde está apoyada y a su vez ese punto agarra una dureza extrema por la forja del metal en ese punto. Es como cuando golpeamos un cincel que se va formando una cabeza, pues esa cabeza es la parte mas dura que se va endureciendo cada vez mas por la acción de los golpes, ya que compacta mas los átomos.

Comienzo la limpieza. Yo no uso productos de ningún tipo, ni lubricantes por eso con una simple brocha o chorro de aire comprimido desprendo fácilmente toda la suciedad del puente. Si eres una persona que por sudar excesivamente tiene que proteger mas los acabados, hay productos en el mercado que procuran una protección a las superficies. Todas son grasosas. Es recomendable usar muy poca cantidad si es espeso, y si esta diluido mucho mejor que en crema y si es en spray mejor que mejor. Un producto que recomiendo es un lubricante con una base de disulfuro de molibdeno. Esta substancia protege muy bien las superficies. Lo malo es que también atrapa mucho el polvo pelusas y otras suciedades, acortando la duración de la limpieza.

En el caso de que se tenga algún producto aplicado en el puente, es recomendable retirarlo, limpiando con aguarrás, gasolina, clorhetilo, etc. para quitar todos los restos del protector viejo, dejar secar bien, y aplicar una nueva capa. Dejar escurrir muy bien, ya que no es nada bueno para la madera, los acrílicos, ni el acabado y volver a instalar el puente.

Ven que diferencia solo con pasar la brocha a secas

Con el diapasón la mayoría de las veces es suficiente un trapo seco para quitar el polvo, y con la ayuda de un palillo, se quita la suciedad que queda en ese rincón entre el traste y la madera. Si está muy sucio, y el diapasón es de palo rosa, ébano, o cualquier madera oscura, podemos usar un poco de bencina, que no es mas que lo que se le hecha a los mecheros tipo Zipo.

Hay quien usa agua y jabón. No está mal, pero recuerden hacerlo lo mas rápido y con la menor cantidad posible ya que el agua dilata los vasos de la madera, y puede traer mas problemas que otra cosa, y tarda en evaporarse de la madera mucho mas tiempo que otras sustancias que hacen el mismo trabajo.

Por otra parte hay que hacerlo muy rápido, porque depende también de quien haya construido o insertado los trastes en el diapasón. Una práctica muy difundida por lo económico y práctico, pero a su vez muy nefasta para la madera y es la de utilizar un martillo para introducir los trastes en los surcos.

En mi opinión, este sistema no me permite controlar la presión que ejerzo sobre el traste al introducirlo. Esta foto que me encontré por la red es muy reveladora. Fíjense que la curvatura del traste no se corresponde con la del diapasón, es decir que es la presión que ejerce la madera sobre la pestaña del traste, el que lo va a mantener en su sitio. Tampoco el martillo es el mas adecuado. este material es muy duro para este trabajo. En todo caso habría que buscar unas fundas mas blandas para no maltratar en exceso tanto el traste como la madera.  Esta guitarra con toda seguridad va a tener problemas dentro de poco y les explico porque.

En la figura 1, está el traste como debe de ir insertado en el diapasón. Este debe de estar introducido en su ranura, y la cresta, estar apoyada en su base encima de la madera SIN DEFORMARLA.

En la figura 2 y 3 muestro lo que ocurre cuando no hay un control sobre la presión que se ejerce al introducir el traste, o si por accidente o maltrato se le dan golpes a los mismos.

En el caso de la figura 2, al hundir la madera por la fuerza del martillo, se rompen las fibras debajo del traste, y acarrea algunas consecuencias negativas como el desnivel de un traste en relación con los adyacentes, que estas al entrar en contacto con el agua u otro líquido sacan el traste de su sitio como en la figura 3, y luego al secar deja ese espacio vacio, con lo que el traste deja de estar firme en el diapasón.

En la figura 3 a parte que puede ser una consecuencia posterior a la descrita para la figura 2, también ocurre que el golpe del martillo no es suficientemente fuerte y no introduce completamente el traste. Con lo que tenemos un problema inicial de desnivel como en caso anterior, un problema de tacto en el instrumento ya que al pasar la mano esta nota ese espacio y es incómodo aunque sea difícil de apreciar a simple vista, un desajuste con el tiempo en la ranura por la palanca que se hace al no estar apoyado y la acumulación de suciedad, unido a la humedad, va a permitir una entrada mucho mayor de esta a la ranura, y por consiguiente una deformación en la misma.

Lo mas malo aun es que en un mismo traste por lo general hay una combinación de las situaciones de la figura 2 como de la 3, con lo que el problema es mas gordo de lo que se cree. Mas adelante les podré unas fotos de una guitarra a la cual le han martillado los trastes y otras cosas mas que no le han hecho bien, y verán como después de un año y medio el mástil está totalmente inservible.

Bueno después de esta breve explicación lutherística, continuo puliendo los trastes. Esto es muy importante, ya que la acción de nuestro sudor hace que se forme una capa áspera en la superficie de los trastes. Es muy sencilla esta labor. Lo único que necesitamos es un poco de cinta de carrocero, lana de acero 0000 y pulimento para metales. Cualquier marca sirve.

Lo primero proteger la madera. Si ven que la cinta no es de buena calidad, pónganla doble o triple.

No hay que hacer mucha fuerza ni dar un montón de pasadas. Se frota y

en pocas pasadas (Dos o tres) ya le he quitado toda esa capa de oxido y sucio. Con que quede así ya sería suficiente, pero puedo dejarlo aun mejor

Para eso impregno fibra de algodón en pulimento para metales, froto el traste con él y

el resultado salta a la vista. Un traste completamente reluciente, libre de óxido, con una superficie bien alisada y totalmente suave al tacto. Se puede hacer este trabajo solo con el pulimento, pero hay que trabajar mucho mas, y tener mucho mas cuidado, y no siempre se eliminan al 100% los restos de óxido. La cinta de carrocero muchas veces no aguanta tantas pasadas, y al humedecerse con el producto se arranca fácilmente, y justamente lo que no quiero es que esta sustancia toque la madera.

Vean como queda el diapasón solo con lo que hemos hecho hasta ahora. Se podría dejar así, pero yo acostumbro después de este proceso usar aceite de linaza puro. Ojo, he dicho puro. El diluido no sirve por los adictivos que lleva. Hay luthieres que usan otros productos que no tengo porque objetar nada sobre ellos, y mas si no los he probado. Yo soy muy conservador y me ciño a la ley de que si algo me funciona, no da problemas y quedo 100% satisfecho, pues no lo cambio.

Lo que si les puedo indicar es que mi Abuelo artesano carpintero ebanista de toda la vida Q.E.P.D., arregló muchas maderas, sobre todo culatas de escopetas de caza, y el denominador común en la mayoría eran los potingues que la gente les echaba para que lucieran relucientes, pero estos penetraban por los poros de la misma, las hinchaba volviéndolas quebradizas. Muchas veces he visto a mi Abuelo tener que inclusive, hervir las maderas para extraer estas sustancias de la madera, y poder hacer una reparación en condiciones.

Por otra parte, ¿Porque se le hacha barniz o alguna otra capa protectora a la madera?. Pues sencillamente para aislarla de los agentes externos. El diapasón está en desventaja con el resto de la guitarra, ya que este no tiene un recubrimiento para aislarlo de los elementos. El uso de aceites para que se vea bonito, a mi juicio es muy perjudicial para la superficie de la madera. Recuerden que los canteros usaban madera y agua para romper las rocas mas duras, ya que hacían cuñas que luego hidrataban y estas ejercían tal presión que no había piedra que se resistiese.

Al poner en el diapasón estos productos, impregnamos la capa superficial y los poros se van llenando e hinchando por la acción de este líquido. Esto trae como consecuencia que la madera se expanda en su superficie arrastrando consigo a los trastes. Al irse retirando dicho producto por el uso, sumado a que se va evaporando muy, pero muy lentamente, la madera en la zona afectada vuelve a recuperar poco a poco sus dimensiones originales, pero en este proceso se producen montones de microfracturas en la superficie que fue afectada. Esto con el tiempo se agrieta y esa madera superficial se desprende fácilmente, y los trastes, aunque permanecían movidos unas décimas de su anclaje inicial, van a sufrir al desvanecerse el apoyo con la caída y fractura de esta capa.

En su estado puro hidrata superficialmente la madera y crea una capa protectora al secarse. La ventaja es que no altera las características de la madera y su secado es total al cabo de unos minutos y deja un tacto muy agradable y para nada resbaloso o áspero.

No se necesita mucha cantidad. Con un frasco gotero aplico una mínima cantidad. No llega a ser ni una gota, si no lo que tiene el gotero en la punta.

Froto enérgicamente con un paño de algodón y este es el resultado después de seco. Si no hay mas problemas de trastes ya tengo el diapasón listo

A veces ocurre que notamos que algunas guitarras al pasar la mano sentimos los trastes, e inmediatamente calificamos esto de intolerable en una guitarra y mas si es de un precio alto. Pues es un fenómeno que ocurre con todas las guitarras en menor o mayor medida.

La diferencia es el uso que se le da al instrumento, ya que nuestras manos aunque parezca mentira, son esmeriles que van desgastando la superficie de la guitarra, y mas donde aquella superficie opone mas resistencia. Por eso hay un dicho de que una guitarra que no se usa pierde el buen tacto que tenía cuando se compró, sin embargo si se usa a diario, esta se encuentra siempre siempre perfecta al tacto (Y cada día mas) por ese asentamiento diario que hacemos con nuestras manos. Esto no es nada malo si no un proceso normal en una guitarra.

La madera es un ente vivo, y después de cortada va modificando su estado con el transcurso del tiempo. Cuantas veces hemos oído que tal o cual guitarra tiene cuchillas en los trastes. Pues no es mas que el producto del asentamiento del diapasón. Su solución aunque es muy sencilla, es un trabajo que tiene que realizar un profesional por las herramientas y la experiencia que hay que tener, así que no me voy a detener en este detalle. Este fenómeno se nota mas en guitarras de gamas bajas, porque no se cuidan los tiempos de secado de la madera, pero en las gamas altas no es que no ocurra, si no como las maderas se han secado mucho mas tiempo, este asentamiento no es tan acusado. Lo que si voy es a explicar el fenómeno de porque ocurre:

La guitarra cuando sale de la factoría, sea de la gama que sea, está como en la figura 1. Tanto el diapasón como el traste están perfectamente alineados y en armonía. La mano se desliza sin problemas. Que sucede. En la figura 2 les muestro uno de los dos fenómenos que ocurren. Si la guitarra fue hecha en un lugar húmedo, aunque en la selección de la madera, que acaba de salir de un horno de secado, el indicador de humedad ha dado un resultado óptimo para su empleo, en el proceso de fabricación la madera iguala su humedad con el entorno, es decir absorbe humedad que a su vez hincha la madera y “Engaña” al constructor. Este cuando trabaja en el mástil-diapasón, lija en el mismo proceso la madera y el traste, quedando todo perfectamente al ras, y sin problemas. Uno va lijando y a su vez pasando la mano y cuando al tacto ya no siente irregularidades, pasa a pulir esa zona, con lo que inicialmente todo queda OK.

Ahora bien, si la guitarra va a un entorno seco la madera reduce sus dimensiones por la pérdida de humedad, y mas si no se ha hecho un secado en condiciones, pero el traste no se ve alterado por ese cambio, entonces el traste mientras permanece estable, la madera del diapasón encoge debajo de este. Ahí es donde notamos esa diferencia, y será mas desagradable mientras mas acentuada sea. A su vez, con mayor temperatura, el metal se dilata, aumentando en dimensión y acentuando esta consecuencia.

También ocurre el caso contrario como en la figura 3 y aunque es menos desagradable, no deja de ser molesto.

Como he dicho si detectan esto en el diapasón, pues un Luthier lo arreglará sin mayores consecuencias.

Antes de continuar les quiero mostrar algunas verificaciones que hay que hacer antes de montar las cuerdas. Estas son cosas que a veces ocurren. Al sacar el puente flotante y revisar los anclajes, se puede encontrar este regalito bastante desagradable:

La madera alrededor de la base donde se encuentran las roscas de los tornillos que soportan el puente flotante y que a su vez permite que este pivote sobre ellos (Letra “F” del diagrama que pueden ver mas adelante) se ha roto. Muchos a la primera no notan que les ha pasado esto, pero si la guitarra comienza a desafinarse a cada rato, este es el punto clave de ese problema, al igual que por desgaste o mellado las cuchillas de apoyo en los tornillos de dicha base. Los motivos son diversos, pero los mas comunes son: Un golpe o acción muy fuerte, guitarras de gama baja y por consiguiente tanto la mano de obra empleada como las herramientas y materiales dejan mucho que desear al igual que las maderas empleadas, y el empleo abusivo de sustancias lubricantes, que hinchan la madera ocasionando esta rotura.

Estas son palabras mayores y si por desgracia les ocurre, pues no hay otro remedio. La guitarra necesita ir al médico. Este solucionará el problema, pero dependiendo del coste de la guitarra valdrá la pena o no.

Otra cosa que debemos revisar, son la electrónica y las pastillas. Hoy en día, un multitester, multímetro, ohmnímetro, o como lo llamen, ya que hay tantos nombres para este aparato que uno ya no sabe como llamarlo, se consiguen en cualquier tienda y los hay extremadamente económicos, con lo que algunos cuestan menos que dos cajetillas de cigarrillos, y es una herramienta muy útil en el hogar, y que además nos sirve para comprobar las pastillas, potenciómetros, continuidad en los cables, etc.. En las casa de electrónica venden unos a 10 euros muy chulos, completos y bastante precisos.

Seguro que antes de cambiar las cuerdas ya hemos notado que algo no va bien cuando accionamos un potenciómetro, ya que al girarlo hay un ruido extraño como ¡GSHGSHGSH! que todos conocemos cuando dentro del potenciómetro hay acumulación de polvo y suciedad. Igual sucede con el selector, que a veces accionamos la palanca y la respuesta del sonido decae o desaparece, y al moverlo un poco vuelve de nuevo. Bueno estos son detalles normales de estos componentes debido al uso y también al no uso. Al uso, porque es natural que las piezas se vayan desgastando, y el no uso, provoca que se forme oxido y se acumule, cosa que se evita cuando se usa. El voltaje de una guitarra es tan pero tan bajo, que cualquier leve falta de contacto total entre las piezas, interrumpe parcial o totalmente la continuidad de el flujo eléctrico hacia el amplificador.

Para estas situaciones hay un Spray que venden en las casas de electrónica, y limpian bastante bien estos componentes electrónicos. Su uso es muy sencillo, pero es bueno observar algunos detalles, para que la solución de una cosa, no sea un problema para otra.

Cuando hay un problemas de estos, hago lo siguiente:

En este caso abro la de una Les Paul, pero es igual para cualquier caja de electrónica en una guitarra. Algunas traen todos los elementos dentro de un solo habitáculo, pero como en este caso, los potenciómetros y condensadores  se encuentran en uno y el selector de pastillas en otro. Sin embargo el procedimiento es completamente igual tratándose de cualquiera de estos dos componentes. Vamos a centrarnos en el potenciómetro.

Una vez detectado el dispositivo que causa el problema, abro con sumo cuidado y manipulo con mucho mimo. Los cables son muy delgados y cualquier tirón puede romperlos fácilmente. A veces parece que están bien, pero es solo en apariencia, ya que el alambre puede estar cortado y se mantiene gracias al recubrimiento plástico de este.

El líquido para limpiar es muy bueno para la electrónica, pero muy malo para la madera. Recuerden que es un líquido para limpiar que se usa en componentes electrónicos que no afectan para nada un circuito o una base normal de metal, pasta, plástico, etc., donde se alojan. Sin embargo para el fabricante, es imposible contemplar todos los aspectos, así que tenemos que preocuparnos por solucionar en prevenir que no ocurra un inconveniente por arreglar otro.

Yo acostumbro con la ayuda de una pinza que pueden conseguir en cualquier casa de electrónica o equipos médicos, a envolver con papel absorbente de cocina o de baño, todo el componente que voy a tratar. En este caso el potenciómetro. Si fuese el selector, a veces es mas fácil sacarlo, hacerle la limpieza e instalarlo, que estar envolviéndolo con el papel. Esto ya es a gusto y posibilidad de cada quien. Lo que hay que tener muy en cuenta es tener las herramientas y extremar el cuidado para no torcer la pieza o alguno de sus pequeños componentes que lo deje inservible.

Una vez que le hice un “Nido” de papel, tengo la seguridad que cualquier gota que salga va a ser absorbida por el papel. Los potenciómetros están abiertos por la parte de las patillas. Es conveniente poner mas cantidad de papel en esa zona, porque la presión del Spray hace que retroceda con violencia.

El Spray viene por lo general con una pajita muy fina, para dirigir el chorro a un punto determinado. La introduzco después de agitar bien el recipiente, y le doy un disparo. No hay que darle continuamente. A parte de malgastar producto, inundamos rápidamente las servilletas. Muevo el potenciómetro de un lado a otro en todo su recorrido varias veces. Repito la operación dos veces mas, y ya comienzo a ver como el mismo líquido de limpiar que inyecto la segunda vez, arrastra hacia afuera el líquido anterior con los restos de suciedad que hay dentro del potenciómetro. Si veo que hay necesidad, repito la operación otra vez, pendiente de las servilletas. Si se inundan mucho, pues se cambian antes que se supere su límite de absorción.

Es evidente que el producto cumple su función perfectamente. Se puede observar en la foto los restos que causaban el problema, no permitiendo un contacto uniforme en todo el recorrido del potenciómetro.

Un dato. Si los demás potenciómetros no hacen ruido, no los limpien. El líquido para limpiar es un arma de doble filo. Así como limpia, también atrae mas al polvo, con lo que va a hacer que tengamos que limpiar con cierta frecuencia, pero es una muy buena solución antes que cambiar un potenciómetro o selector. Si tienen la posibilidad de poder darle con un chorro de aire, mucho mejor, ya que así se extrae la mayor cantidad del producto, minimizando lo que dije anteriormente. De hecho venden también aire en Spray para hacer lo que he dicho.

Una vez limpio, retiro las servilletas, y con la ayuda de la pinza, paso un pedazo de papel absorbente por todas partes para que termine de quitar cualquier resto del producto en el exterior, y así minimizar el riesgo de que se pueda escurrir alguna gota a la madera.

Si después de terminar, al montarle las cuerdas, probamos la guitarra y continua el ruido extraño, pues no queda otra que cambiar el componente. Esto quiere decir que ya no es suciedad, si no un desgaste crónico, y eso no tiene reparación. Hay que poner uno nuevo y listo. Pero este como otros que ya he mencionado, es un trabajo que se sale de este tutorial, por la necesidad tanto de herramientas como conocimientos para hacerlo.

Con el selector, podemos usar un cepillo de cerdas MUY blandas si nos lo permite. Algunos son sellados y hay que hacer igual que con el potenciómetro. Los terminales son muy delicados y los cables sobre todo los puentes son muy finos. Mucho mimo y paciencia.

El siguiente paso es verificar si las pastillas están bien. Este paso es necesario hacerlo si observamos algún problemilla que surge inesperadamente, si la guitarra comienza a sonar distinto, o si adquirimos una guitarra nueva, para ver si bien o nos han metido gato por liebre, o si hay un problemilla que no hemos detectado al probarla.

Existen infinidad de pastillas. Por suerte los fabricantes en algún sitio de sus páginas web, ponen Las características de cada una o “Tone charts”, con lo que nos es de mucha utilidad para comparar nuestra pastilla con esa información y detectar si existe algún problema. Si quieren profundizar en el tema vayan a el tutorial de: Estudio de la electrónica e influencia en el sonido de la guitarra

Como mi RG-570 tiene tres pastillas y de ambos formatos, además le he hecho un trabajo poniéndole interruptores ON-ON-ON para cada una de las Humbuckers o dobles que me permiten permutar a una sola bobina o Single Coil; o poner ambas bobinas en paralelo.

Gracias a ello, puedo mostrarles sencillamente los problemas mas sencillos y frecuentes que se pueden encontrar. Para hacer la medición aproximada, ya que si queremos la lectura exacta, tenemos que desoldar la pastilla, y eso ya es un trabajo especializado. Lo que hago es conectar el cable de la guitarra al Jack de salida, y el otro extremo a cada uno de los terminales del otro jack.

Antes de seguir voy a hacer un paréntesis para hacerles una recomendación. Cuando compro o adquiero cualquier guitarra, tengo la costumbre de identificarla plenamente. Yo busco en internet, revistas especializadas, folletos del fabricante, etc., absolutamente toda la información de la misma, lo imprimo y apunto adicionalmente las mediciones y características que tiene mi guitarra como son las impedancias de salida de las pastillas, los valores de toda la electrónica, calibres, medidas de las tuercas y tornillos, de la llave del alma, etc., y guardo esa información en la cajita del estuche, porque no es la primera vez que vas a buscar información y no la encuentras.

Dicho esto, comienzo por la pastilla del puente (Como ven la guitarra tiene puestas las cuerdas. Esta comprobación se puede hacer tanto con las cuerdas puestas como sin ellas). Es una Dimarzio ToneZone. Muchas pastillas vienen identificadas por la parte de abajo, así que si no se sabe que está instalado por medio del modelo de guitarra, o si se sospecha que no es la original, pues no hay otro remedio que extraerla. Hay algunas pastillas que se pueden identificar por el aspecto que tienen, y como por ejemplo Seymour Duncan que las identifica con su logo por delante, mas no el modelo. Por lo general tiene un código que al ponerlo en el Google, ya nos sale de que pastillas se trata.  Al identificarla, lo primero es ir a la página del fabricante, que en este caso el código es DP155 (Dimarzio Pickup 155):

http://www.dimarzio.com/pickups/humbuckers/high-power/tone-zone

para ver sus prestaciones. Como pueden ver en la página de Dimarzio dice que esta pastilla tiene: DC Resistance: 17.31 Kohm , pero cuando le pongo el multitester, da un poco menos. Esto es porque no estoy conectando directamente la pastilla, si no que estoy midiendo también todo lo que se interpone entre la pastilla y el jack de salida, como potenciómetros, condensadores, etc., y el multímetro (De todos modos tampoco da exactamente el valor que indica en la página cuando se mide directamente, pero se aproxima mucho mas a él). El valor mas o menos se corresponde con el valor normal que da la pastilla en la salida del Jack. Es una pastilla de un alto rango de salida, de ahí el valor alto en la resistencia, cañera pero muy nítida porque es de ALNICO (Aleación de ALuminio, NIquel y CObalto) y entrega un voltaje de 375Mv que no sobrecarga la salida.

Esto indica que la pastilla está en perfectas condiciones y no hay problemas desde su salida, hasta la salida del jack.

Sin embargo, si en vez de darnos la medida anterior nos da la de la foto de abajo, esperándonos un registro muy superior, entonces hay un problema. Si se fijan es mas o menos la mitad del valor. Esto quiere decir que la pastilla está trabajando con una sola bobina, y hay que revisar que ha pasado. El problema puede ser tan sencillo como que la unión de las bobinas este haciendo contacto por accidente, o que esté mal instalada. Si esto ocurre se notará en la guitarra un sonido menos contundente y mas brillante.

Si el valor es aun mas pequeño, cerca de la cuarta parte de lo normal, entonces ya la bobina está en paralelo.

Cuando medimos en la cuarta posición del interruptor, nos da este valor, y dependiendo de la combinación (En serie, en paralelo, fuera de fase, etc.) que se ha elegido, además de la impedancia que cada pastilla tiene, se obtienen distintos resultados. En este caso la conexión esta en paralelo, para que suene de forma nasal y brillante como en una Stratocaster.

Observen que cuando pongo solo la pastilla del centro, esta aumenta el valor ya que está funcionando sola. Además es una pastilla con bastante salida para el formato sencillo.

Lo mismo ocurre en la posición 2. Vuelve a estar en paralelo pero esta vez con la pastilla del mástil. Como ven el valor es menor que en paralelo con la pastilla del puente porque

esta pastilla del mástil también tiene un registro independiente mucho menor que la del puente. En este caso estamos hablando de una Dimarzio PafPro. Esas son una de las tantas versiones de las míticas pastillas PAF creadas por Seth Lover. Las pastillas PAF fueron de las primeras pastillas tipo Humbucker en ser construidas. Inventadas por este ingeniero de Gibson en 1955, comenzando su producción masiva en 1956. La PafPro, tiene un poco mas de salida que las PAF originales, saturando mas el sonido.

Como pueden ver igual que con la del puente podemos encontrarnos este valor que sería que está en single coil es decir que funciona solo una bobina

o que está en paralelo como vemos mas abajo. De ahí la importancia de conocer el modelo de pastilla y la resistencia nominal que entrega, para saber donde estamos, porque como ven, la decisión hay que tomarla en base a lo que se está analizando. Si me dicen que tengo una PafPro en el puente y me da el valor que me sale en single coil, pues me están engañando y no me doy cuenta. De ahí la importancia de que un profesional revise estas cosas, ya que hay muchas variables y combinaciones que pueden afectar a el sonido final. No es la primera vez que escucho, “Tengo problemas con las pastillas, pero un técnico electrónico con experiencia me hizo el trabajo”. Un cirujano se especializa en una determinada rama, para atender específicamente esa zona del cuerpo que tiene que tratar. Un Luthier, sabe mas de la electrónica de una guitarra o bajo, que un técnico en electrónica, a menos que este último se especialice en esta rama. Lo mismo pasa al contrario, un televisor lo sabe arreglar mejor un técnico en electrónica que un luthier.

Que quiero decir con esto, pues muy sencillo, que zapatero a su zapato. Ustedes mismos pueden saber mas que un técnico en electrónica, si estudian bien este tema. No es por quitarle méritos al técnico, si no que no está habituado a esta electrónica, y menos si no le gustan las guitarras.

Bien, a continuación, le doy un repaso a todos los tornillos, tuercas, y demás implementos que se puedan ajustar que se encuentran en los clavijeros, jack de entrada, selectores, interruptores, potenciómetros, marcos de pastillas, etc. . Es importante hacerlo con la herramienta adecuada, porque si no acortamos la vida útil de las piezas.

No hay que apretar mucho, si no dejarlo firme. Recuerden que no es acero, si no madera y tiene una resistencia muy débil a la presión que ejerce un tornillo.

El tacto, el uso de buenas herramientas sumado a el sentido común y sobre todo saberlas usar para no rayar o mellar, es fundamental para dejar las piezas ajustadas y en su punto.

NUNCA, pero NUNCA, aprieten una tuerca si no hay una arandela plana debajo de ella. La arandela tiene varias funciones y son la de distribuir la presión de la tuerca sobre mas superficie, evitar que la llave raspe la superficie del acabado, y evitar que la tuerca desgaste la superficie.

Como les dije antes, a veces la madera se encoge por debajo del traste, y da una sensación un poco desagradable. La mayoría de las veces es mejor no darle importancia, pero otras pueden aparecer algunos filos bastante incómodos. Dependiendo de si el problema es mínimo, y en algún que otro traste, conviene o no llevar la guitarra al luthier.

Como ven en la foto de abajo, esta ESP de gama alta, tiene un problema grave de trastes salientes. Esto no quiere decir que la guitarra sea mala ni mucho menos. Es un proceso normal que sufren los instrumentos de acuerdo a su entorno como ya expliqué anteriormente.

El dueño de la guitarra, no se podía creer lo que veía y despotricaba contra la marca, pero después de reajustar los trastes, no ha tenido mas problemas y está muy satisfecho con su instrumento.

Este es un trabajo mas apto para un taller de luthería que para hacerlo en casa, ya que se necesitan herramientas específicas, conocimientos y experiencia. Es un trabajo similar al de un cambio de trastes, en la etapa de emparejar después de incrustar y cortar el traste.

Sin embargo si son uno, dos o tres trastes los que dan problemas, y no hay un desplazamiento muy pronunciado, y hay margen para trabajar sin comprometer al diapasón, pues aunque no es sencillo, por el cuidado, pulso, y habilidad, se puede solventar en casa.

Si dudan aunque sea un poquito NO LO HAGAN BAJO NINGUN CONCEPTO, porque si estropean el diapasón no se puede recuperar. Como siempre, encinto para proteger la madera, y con la ayuda de

una buena lima, en este caso es una lima especial para matricería, que tiene un borde liso en uno de los cantos. Esto me facilita que la misma se pueda deslizar sobre la cinta sin arrancarla. Poco a poco, con mucho cuidado, rebajo el traste, sin afectar el acabado. También pueden ir a los chinos, ferretería, etc., y comprar una piedra de afilar cuchillos, que son buenas para este trabajo, las hay perfectamente rectangulares, y hay otras mas delgadas y curvas. Estas últimas son muy buenas para este trabajo, usando la parte curva y luego la plana. Solo hay que tener mucho cuidado de tener todo bien encintado, y si tocamos la cinta, se cambia por otra nueva, hasta que acabamos.

CUIDADO CON LA LIMA, ya que si come mucho, puede, en vez de rebajar, clavarse en el traste y levantarlo. Por eso es recomendable limar siempre hacia abajo. Es decir, en dirección hacia el diapasón, para evitar este accidente, que dependiendo del estropicio, si que tendríamos que hacer de nuevo el traste. Se lima hacia abajo, se levanta la lima, se recoloca se vuelve a apoyar con cuidado y de nuevo se lima hacia abajo. Así hasta emparejar. Usando la misma lima como taco, se puede envolver con lija de agua de grano 400, para dar las últimas pasadas, y que quede mas liso.

Una vez que ya he emparejado, uso un producto abrasivo en crema, de los que venden a los que reparan las carrocerías de los coches. Así emparejo las superficies, y desaparecen las raspaduras de la lima

Para asegurarme de que todo está bien, hago la prueba de la fibra de algodón, y si al pasar por los trastes no se queda nada pegado, todo correcto, sin embargo como pueden ver, había otro traste con una pequeña rebarba que detectó el hilo.

No hay problema, repito lo mismo en este traste y

listo. Observen la foto de abajo, son los trastes de una de mis guitarras del proyecto 3G, en concreto la A2PM. Después de tres años, si observan las crestas de los trastes, verán que tienen el desgaste habitual que va haciendo la cuerda. Si no hay problemas de trasteos, no se preocupen por esto. Algunos luthieres inescrupulosos, enseguida les dirán que hay que recoronar los trastes. Si es asi, cambien de luthier, porque no está bien justificar un problema para sacar pasta, si en realidad la guitarra funciona perfectamente.

Solucionado el problema anterior, verifico la curvatura del mástil. Esta plantilla, me da información, y resulta a la vez muy útil cuando se radia un diapasón. En la parte que compete a este tutorial, esta herramienta ayuda a detectar de forma temprana si hay alguna irregularidad en la madera que se nos puede pasar a simple vista, producida por diversos motivos. Desgaste por pulsar mucho la cuerda, humedad, accidentes, etc., y tomar las previsiones del caso. Permite también comparar la curvatura con el traste, para ver donde y como se ha desgastado.

Cuando apoyo la plantilla sobre las superficies, inmediatamente se revelan las irregularidades que puedan haber.

Esta herramienta, también podría cumplir la función de la anterior, pero es mucho mas incómoda, ya que si no se sabe el radio, hay ir probando una a una hasta dar con  la curvatura, sin embargo la anterior permite una mejor maniobrabilidad y agarre para esta tarea.

Esta herramienta fue creada para otra función muy importante que comentaré mas adelante.

Después paso a comprobar los trastes. A veces tenemos un leve trasteo en algunas notas, y no se puede detectar quien es el culpable. Con la ayuda de esta herramienta, diseñada con cantos de distintas medidas para que se adapte a el área que ocupan tres trastes. Se hace de tres en tres, para detectar con la ayuda de los dos de al lado, cual es el traste que está dando problemas, sobre todo si utilizamos una acción muy baja.

Como ven en la foto de abajo, el canto mas corto, es para los trastes mas altos. A medida que subimos hacia la pala, cada vez se hacen mas anchos con lo que ese canto no es suficiente.

Roto la herramienta al canto inmediato superior, y puedo verificar los siguientes trastes. Como en el caso anterior, va a llegar un momento que ya no me da para alcanzar la longitud de los tres trastes,

y vuelvo a rotar la pieza para tener un perfil con mayor longitud. El kid de la cuestión es tener siempre tres trastes debajo del perfil.

Para detectar irregularidades con esta herramienta, se mira al ras con buena luz de fondo, se ve si todo está o no OK. Sin embargo, a medida que se agarra experiencia, el uso del tacto y principalmente del oído es primordial para detectar de forma mas aguda cualquier anomalía. Si se balancea de un lado a otro, usando como eje el traste central, y no se escucha nada, todo está correcto, siempre y cuando los tres anteriores, y los tres posteriores estén firmes. Si por el contrario se oye un “Tacatacataca”. tenemos un traste que está desnivelado. Ahora bien, ¿Cual es el traste que está desnivelado? Hay dos posibilidades o que este hundido (En ese caso será uno de los dos extremos), o levantado (Que en ese caso será el del centro).

Lo voy a explicar con palabras, y con un .gif que hice (Son los primeros así que se que no están muy bien, pero se entienden). Agarren la guitarra y sigan mis pasos. Es solo para ilustrar y saber cual nos está dando problemas. Voy a hacerlo tomando como referencia una anomalía el quinto traste por decir alguno.

Bien, teniendo claro que es el quinto traste el que da problemas, creo que así es mas sencillo explicarlo (Para verlo mejor, pongan un papel de aluminio encima de los trastes involucrados en cada caso, para ver mejor la teoría). Si vengo verificando los trastes, desde el puente hacia la pala, al llegar al quinto, sexto y séptimo traste (O viceversa, cuando compruebe el tercero, cuarto y quinto traste, si voy en sentido contrario) me encuentro con un desnivel que hace un ruidito cuando pongo la herramienta, y presiono en uno u otro extremo, es una señal de que algo pasa, y si el ruidillo lo hace en el cuarto, quinto y sexto, sería el mismo traste pero con un problema distinto. En el primer caso el traste esta bajo, y en el segundo está alto.

Matizo y explico mejor cada situación para diferenciar mejor el problema.

Si el traste está alto, al ponerlo en medio de sus adyacentes, es decir al poner el perfil de la herramienta en el traste cuatro, cinco y seis, enseguida comienza a balancearse, pivotando en el quinto haciendo el “Tacatacataca”. Acto seguido hay que determinar que le pasa al traste y si efectivamente es porque esta alto, ya que el bajo hace el mismo efecto, pero no en el traste que da problemas. La mayoría de las veces a simple vista se puede ver el problema, pero mejor es confirmarlo completamente.

Pongo el perfil de la herramienta en los trastes tres, cuatro y cinco. Al presionar en ambos lados no escucha nada. Si no hay ruido, casi seguro que el cinco está alto. Pero hay que confirmarlo. A continuación pongo el perfil en los trastes cinco, seis y siete. Si tampoco hay ruido, seguro que el traste cinco está mas alto. Usando la vista, puedo ver que efectivamente al estar el quinto traste mas alto, cuando hago un puente directo del quinto hacia el tercero o hacia el séptimo, me quedan los trastes cuatro y seis sin tocar el perfil.

Como solucionarlo, pues no es fácil. Hay que tener la herramienta y la habilidad. Lo primero, ya saben que es encintar el diapasón, luego rebajar el traste con un método abrasivo, recoronar y pulir como ya enseñe anteriormente.

Si solo se ha levantado de su sitio por desprendimiento, veo si es un lado nada mas, o ambos. En caso de que sea un lado, con la ayuda de la misma plantilla presiono a ver si va a su sitio y se igualan los tres. Si es así, pues quito la cinta de carrocero si la he puesto, y con la ayuda de un pegamento rápido como el Loctite, le pongo una ínfima gota en la ranura, por el lateral del diapasón para que penetre e inmediatamente llevo el traste a la altura que debe tener, y rápidamente antes que se seque, con una servilleta, quito el exceso sin dejar de hacer presión. Cuando agarre, suelto el traste y verifico que no se ha movido de su sitio. Vuelvo a agarrar el pegamento (Recuerden que si es que se trata de en un solo lado, si es en dos hay que saltarse este paso) y le aplico por ambos lados para que penetre, e inmediatamente otra vez limpio con la servilleta, para no dejar residuos del producto y que cumpla su función.

Si está levantado por los dos lados hago lo mismo en ambos lados, y solo le echo el Loctite a ambos lados, cuando ambas puntas estén a la altura correcta. También hay que ver si al poner un lado en su sitio, no se levanta el otro.

Si no va a su sitio presionando, no lo fuercen con un martillo, porque pueden hundirlo, y cambian un problema por otro. El método a seguir sería sacar el traste con una herramienta específica para tal fin, limpiar el surco y volver a introducir el traste con la ayuda de una prensa para controlar la presión.

Como ven algunas cosas se pueden arreglar en casa, pero otras no se puede y mucho menos si no se tienen las herramientas.

Bien, ahora la otra situación, si por el contrario hay ruido en ambas comprobaciones que hice antes donde no había ruido, es decir, pongo el perfil de la herramienta en los trastes tres, cuatro y cinco. Al presionar en ambos hay ruido. desplazo la herramienta a los trastes cuatro, cinco y seis, deja de hacer ruido. Vuelvo a desplazar la herramienta a los trastes cinco, seis y siete, y vuelve el ruido, quiere decir que el quinto trate está hundido. Usando la vista, puedo ver que efectivamente al estar el quinto traste mas bajo, cuando hago un puente directo del quinto hacia el tercero o hacia el séptimo, la herramienta oscila en el traste cuatro y seis Esto solo ocurre si como he dicho, el quinto traste está hundido.

Para solucionar esto hay un método un poco peligroso, porque no se puede controlar bien el efecto, pero la mayoría de las veces resulta. De todos modos si no resulta habría que hacer lo que se hace en estos casos normalmente, así que si probamos y sale bien, pues nos ahorramos una pasta, y dicho sea de paso, el luthier, es lo primero que hace cuando le llega un problema de este tipo.

Con un algodón humedecido en agua, mojo el traste por ambos lados, para que la humedad penetre por los bordes hasta la ranura del traste. Tengan paciencia que tarda un poco en hidratarse. Luego, con la punta de un soldador de estaño, caliento el traste para que este transmita el calor hacia abajo y caliente el agua. Esta al penetrar y por la acción del calor, hincha los poros de la madera subiendo el traste. El truco es calentarlo de tal manera que suba un poco mas que los demás, para cuando se evapore totalmente el agua, este se ajuste a la altura de los otros trastes.

Si no se levanta con ese método, quiere decir que la fibra está rota. En ese caso hay que sacar el traste y repararlo de forma profesional.

Esta verificación se hace con todos los trastes en los extremos y el centro.

Ahora bien, que se escuche algún leve ruido es normal. Si no hay trasteos, o queremos una acción muy baja, no hay que darle importancia, pero si por el contrario hay un concierto de ruidos de todas las intensidades, ya hay que considerar una puesta apunto mas profunda, y habrá que llevar la guitarra al luthier.

Para ilustrar un poco, he puesto la plantilla para ver el traste nueve en este caso. Como ven en la foto, no hay problemas. Para que vean cuando si hay problemas,

he puesto un papel de aluminio forrando el noveno traste, y si se fijan, vean como el perfil se levanta en el traste diez. Si muevo y hago presión en el traste diez, escucharé “Ta” si vuelvo a hacer presión sobre el traste ocho, escucharé el “Ca”, de ahí el “Tacatacataca” por la repetición y alternancia de las presiones en los trastes adyacentes.

Puede darse el caso de que dos trastes estén hundidos o levantados consecutivamente. Eso lo detectaremos abarcando en vez de tres, cuatro trastes y comprobando con el oído y la vista. Cuando tengan práctica, usaran el lado mas largo y como si fuese un carrito, y presionando un poco mas sobre el dedo índice, deslizo la herramienta por encima de los trastes, y si hay uno levantado, tropiezo con él, y siento como, o se levanta la plantilla, o no puedo seguir deslizándola dependiendo de la altura, y si por el contrario, hay uno hundido, inmediatamente se me hunde la trayectoria, detectando el problema.

Ahora después del ajuste total de las piezas, y con todo comprobado y a punto, comienzo a poner las cuerdas, creo que todos saben donde va cada una, de todas formas mas abajo indico a aquellas personas que aun lo desconocen el lugar correspondiente de cada una.

 

http://www.guitarraprofesional.com/MantenBasic/Mantenimiento%20Basico.htm

Share on TwitterShare via email
Esta entrada fue publicada en Mantenimiento y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

XGBQmT

Por favor, escriba el texto anterior:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>